Pobre miope

Volvió como quien vuelve de un muy buen viaje, excitada y recordando cada momento, cada carcajada, cada esquina y cada personaje…volvió deseando haber sacado más fotos, haber robado unos besos más, haber cruzado una mirada más.

Imaginábamos que volvería fuera de sí, con planes locos de cambios instantáneos y que tendríamos que bajarla a tierra un poco. Por otro lado también nos imaginamos que le podía ir muy mal, y que volvería riéndose de sí misma y de su afán por subirse a un avión y simplemente ir…

Pero no. La niña volvió sonriendo, volvió feliz, volvió convencida de que el tiempo sí es el mejor remedio. Pero volvió centrada, volvió muy ella, volvió con los pies en la tierra.

Pero a ratos se pone a volar. Vuela muy muy alto hasta encontrar una nube de lo más cómoda y grandota. Se reposa sobre ella y le da rienda suelta a su imaginación.

Y una sonrisa enorme enorme enorme toma todo el control.  A Lourdes lo que más le gusta es sonreír.

Es su mundo, al que no es posible que entren los mortales. Pero si entráramos estoy segura de que la encontraríamos comparando las coincidencias de la vida y convenciéndose de que el universo está de su lado.

Pero igual la pobre Lourdes no se deja cegar… aunque a ratos no lo puede evitar. ~Podríamos decir que es miope~

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s