Soledad no solitaria

Hay días en los que Lourdes se quedaría en casa disfrutando de la soledad. Llegaría de trabajar un viernes y se serviría una (o dos) copa(s) de vino – durante la noche -, pintaría un rato, leería, fumaría, tejería, vería alguna serie en la tele, o probablemente un documental, ya que los fines de semana no suele haber mucho en la tele, y se quedaría dormida en el sillón. A eso de las 3 o 4 de la mañana se despertaría sin saber muy bien dónde está y qué hora es, fumaría un poco más y con los ojos entrecerrados iría camino al cuarto, a dormir hasta eso de las 9 o más tarde, si el mundo se lo permite. Una vez despierta probablemente volvería a fumar, se tiraría otra vez en la cama medio cansada y levemente mareada a contemplarlo todo desde ahí.

Esos momentos de soledad no solitaria le encantan a Lourdes.

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s