Pobre tristinha

Hoy Lourdes se puso a pensar en toda aquella gente que cruzó su camino y ya no está, por decisión propia de ella o de ellos mismos, o por cosas de la vida y las vueltas que da. Da gracias a que las razones son esas, y no que esa gente ya no está en la tierra.

Su mente rastrea a aquellos que hace un año eran parte de su vida, y su cerebrito pensador se pregunta si  se acuerdan de ella o ya no la piensan. Y qué piensan? Se da cuenta de que con algunos perdió el contacto por no hablar las cosas, y una vez que los días van pasando y vamos haciendo nuestras vidas, se vuelve cada vez más difícil volver y tener aquella conversación. Duda si entrar en contacto con esa gente, pero a la vez piensa que a ella no la contactan tampoco, y ahí muere el asunto, en un intento de comprensión.

Todo esto la hizo ponerse muy triste, pues no lo comprende. Algo la impide de dar el primer paso y su cabecita le dice que son cosas de la vida, una más con la que tenemos que aprender a convivir.

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s