Punching bag

Con 2012 estamos peleados. No sé que le hice, pero debe haber sido algo que lo dejó molesto. Todavía no sabemos como llevarnos bien, y espero que se solucione porque si no será un año muy largo.
2012 llegó despacito, sin hacer mucho ruido, sin siquiera dejarse sentir.
No hubo un respiro entre 2011 y 2012. El mundo festejó, pero no respiró.
Despertarse el 1º de enero fue como haberme despertado un 32 de diciembre de 2011. Todo igual. Por dentro y por fuera.
Y es que al cambiar el año todo sigue igual por fuera, pero en general por dentro se dio lugar a algún cambio. Este año no.

2012, teneme un poco de piedad. Quereme solamente un poquito. Es lo único que te pido.

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s