Ay raritos

¿Vieron que cuando un hombre se pone de novio deja de hablarle a casi todas las mujeres a su alrededor, especialmente a aquellas a las que se ha insinuado más de una vez? Te lo encontrás en las fiestas con la novia, un simple saludo “hola, qué tal” (sonrisita), y nada más. Hasta ahí llegó el contacto. Dicha pareja corta, decide terminar, no se aguantan más, y la primera vez que te lo volvés a encontrar al nuevo soltero te tira onda y te trata como si fuesen amigos de siempre. Qué gracioso es el humano en sus relaciones, ¿no? Qué pocos consistentes somos…

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s