El post de las comas

En cuanto entras en una relación nueva te encontrás de repente dándote cuenta de todas las secuelas que te quedaban de la anterior. Pensabas que ya te habías curado, que ya no quedaba ningún resquicio de aquella relación que ya terminó hace años, que ni vos aguantas más recordar, pero no, no estás del todo curado. Por ahí, en los rinconcitos de tu ser, quedan escondidas secuelas que notarás al entablar una relación íntima con otro ser humano. Habrá que encontrar la manera de cambiar esa desconfianza testaruda por estar atento, atento a nuestro sexto sentido, y a también no creer que saldrás lastimado solamente porque así ocurrió antes. Estar atento. Si te lastimaron antes talvez fue por no estar atento, por ahogar al sexto sentido que te decía “ojo, andá con cuidado”. Con los años y con el recordar empezamos a madurar algunos aspectos, nos damos cuenta de cosas que antes no veíamos y creamos una base para estar atentos y escuchar a nuestro sexto sentido. Algunos, como yo, lo deben tener tan ahogado que recuperarlo significa darse cuenta de muchas cosas dolorosas que quedan como anécdota. Lo doloroso suele ser darse cuenta que uno era un idiota que se menospreciaba. Lo importante es darse cuenta y cambiar eso. Pero sí, cuando se empieza una nueva relación algunos miedos y secuelas de la anterior vienen a flote para decir ‘ey, sigo acá’.

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s