Lourdes, no te banco

Desasosiego de necesitarte, por si el día de mañana me dejas por hartazgo.
Terror a que sientas presión por pensar que ahora me tenés que escribir o llamar. No quiero ser un sacrificio para nadie.
Miedo a imaginarme que podrías darte vuelta y en un momento y decidir que entraste demasiado deprisa en esta situación y que ahora querés salir. Que talvez estabas embobado, viviendo una historia de amor de película 5 días en el extranjero cuando dijiste ‘sí, demos el salto’, pero ahora, con el océano de por medio, querés decir ‘no’ y no sabes cómo.  

Y yo me pregunto, por qué proyecto mis miedos como posibles pensamientos tuyos?

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s