To be continued…

Me pregunto cómo habrá sido la vida de las mujeres de hombres importantes y famosos, que cambiaron el mundo. ¿Cómo habrá sido la vida de Coretta al lado de Martin Luther King Jr.? ¿O cómo es la vida de Patricia, esposa hace 45 años de Mario Vargas Llosa? ¿Y de Rita Marley? La lista es interminable. ¿Cómo supieron estas mujeres que tenían la fuerza para acompañar a estos hombres? ¿Se llegaron a cuestionar más de mil veces si eran aptas para la labor? Seguro que mas de una vez se preguntaron: “¿Por qué yo? ¿Por qué me eligió a mí? ¿Tengo lo que se requiere para aguantar esto? ¿Para acompañar con corazón y alma, con amor puro, y ser compañera?”

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Lourdes, no te banco

Desasosiego de necesitarte, por si el día de mañana me dejas por hartazgo.
Terror a que sientas presión por pensar que ahora me tenés que escribir o llamar. No quiero ser un sacrificio para nadie.
Miedo a imaginarme que podrías darte vuelta y en un momento y decidir que entraste demasiado deprisa en esta situación y que ahora querés salir. Que talvez estabas embobado, viviendo una historia de amor de película 5 días en el extranjero cuando dijiste ‘sí, demos el salto’, pero ahora, con el océano de por medio, querés decir ‘no’ y no sabes cómo.  

Y yo me pregunto, por qué proyecto mis miedos como posibles pensamientos tuyos?

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Controlate

L – Basta, no como más. 2 semanas viajando y morfando ya se me notan. Ensalada toda la semana.

D – Hola! Estuve por ARG y traje un recuerdito para todos. Chocolate y alfajores.

L – La puta madre.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

El post de las comas

En cuanto entras en una relación nueva te encontrás de repente dándote cuenta de todas las secuelas que te quedaban de la anterior. Pensabas que ya te habías curado, que ya no quedaba ningún resquicio de aquella relación que ya terminó hace años, que ni vos aguantas más recordar, pero no, no estás del todo curado. Por ahí, en los rinconcitos de tu ser, quedan escondidas secuelas que notarás al entablar una relación íntima con otro ser humano. Habrá que encontrar la manera de cambiar esa desconfianza testaruda por estar atento, atento a nuestro sexto sentido, y a también no creer que saldrás lastimado solamente porque así ocurrió antes. Estar atento. Si te lastimaron antes talvez fue por no estar atento, por ahogar al sexto sentido que te decía “ojo, andá con cuidado”. Con los años y con el recordar empezamos a madurar algunos aspectos, nos damos cuenta de cosas que antes no veíamos y creamos una base para estar atentos y escuchar a nuestro sexto sentido. Algunos, como yo, lo deben tener tan ahogado que recuperarlo significa darse cuenta de muchas cosas dolorosas que quedan como anécdota. Lo doloroso suele ser darse cuenta que uno era un idiota que se menospreciaba. Lo importante es darse cuenta y cambiar eso. Pero sí, cuando se empieza una nueva relación algunos miedos y secuelas de la anterior vienen a flote para decir ‘ey, sigo acá’.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Chaucito

Lourdes se va de vacaciones… Ya le cuesta dormir de noche y tiene un nudo en la boca del estómago.
El viaje tiene dos encuentros. El primer encuentro, más corto, un posible futuro. El segundo, un pasado definitivo e incambiable, del cual aún mantiene recuerdos hermosos y piensa a diario.

Con cuál se queda? Con el presente. Pero el presente implica enfrentarse al pasado y futuro. Lourdes se siente extraña, esta situación le parece de lo más rara….no podría tener vacaciones como una persona normal?

 

Posted in Uncategorized | 1 Comment

Lourdes lenteja

Lourdes se preguntaba por qué carajo seguía guardando aquellas cartas que él le escribió. (Ay, seamos sinceros, eran e-mails, pero queda mucho más lindo y romántico llamarlos ‘cartas’.) Cartas de amor. Cartas donde él plasmaba cuánto la extrañaba y ella le reclamaba su falta de atención diaria. Ella una rompebolas y él siempre lleno de excusas. Pero se querían. No veían esas imperfecciones. No veían que exactamente eso los vendría a destruir más adelante. Tras aquella destrucción y separación, ella siguió guardando sus cartas en una carpetita y de vez en cuando sus ojos se desviaban a esa carpetita con su nombre pero raramente la abría. Si la abría era para leer aquellas últimas cartas, las que ya no hablaban de amor sino de rencor, las que tiraban culpa al otro y que no dejaban lugar a duda que aquello había terminado. Si la abría era para cerciorarse de que había tomado la decisión correcta. Hoy la abrió sin intenciones, ni buenas ni malas, y se sorprendió leyendo aquellas primeras cartas, en las que se amaban y se extrañaban, aquellas en las que la vida era tan linda y el amor se sentía por los aires. Él la había amado. Ella se convenció de lo contrario cuando terminó, pero él sí la había amado. La había querido como él sabía querer, como le salía natural, pero para ella no fue suficiente. No fue culpa de nadie. Ahora lo entiende.

Aside | Posted on by | Leave a comment

Ay raritos

¿Vieron que cuando un hombre se pone de novio deja de hablarle a casi todas las mujeres a su alrededor, especialmente a aquellas a las que se ha insinuado más de una vez? Te lo encontrás en las fiestas con la novia, un simple saludo “hola, qué tal” (sonrisita), y nada más. Hasta ahí llegó el contacto. Dicha pareja corta, decide terminar, no se aguantan más, y la primera vez que te lo volvés a encontrar al nuevo soltero te tira onda y te trata como si fuesen amigos de siempre. Qué gracioso es el humano en sus relaciones, ¿no? Qué pocos consistentes somos…

Posted in Uncategorized | Leave a comment